La Liebre mendiga

Hace mucho, en la puerta de una iglesia, estaba una Liebre que era ociosa, pero pedía limosnas pacientemente.

La gente que pasaba cerca de la Liebre, se compadecía de ella y le regalaban algunas monedas en su sombrero. Un día, una Zorra dándose cuenta de su falsa actitud, le preguntó:

"¿Que tienes tu de mal o desgracia si eres joven y fuerte?, ¿Por qué pides limosnas? ¿Por qué no trabajas?"

La Liebre no pudo justificarse por dichas palabras, y las limosnas que le regalaban día a día, ahora le eran negadas, motivo por la cual la Liebre se vio obligada a buscar trabajo.

Mientas lo hacia, pidió empleo de casa en casa, pero desafortunadamente nadie le quiso dar. Angustiada la Liebre, se dijo:

"Vaya suerte la mía. Si nadie me da un trabajo, ¿cómo podré sobrevivir?"

Pero sin darse por vencida y tras pasar por muchas desgracias, la Liebre encontró un buen trabajo. Muy feliz y a gusto con su nueva vida, se prometió no volver a mendigar.

fabula corta la liebre mendiga

Moraleja
Pereza no es pobreza,
pero por ahí se empieza.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)