El Granjero y sus Perros

Hace mucho, un Granjero tenia en su casa dos Perros a los que daba mucho afecto y velaba porque estén bien alimentados. Uno de los Perros acompañaba a su Amo de Cacería, mientras que el otro se quedaba en casa como Guardián. El Amo sin preferencia alguna da siempre y por igual su comida a ambos Perros, pero un día, el Perro de Caza sermoneó al Perro Guardián diciéndole:

"No es justo que yo tenga que cazar y enfrentar muchos peligros mientras que tú, sólo te dedicas a estar en casa y para colmo, recibes la misma ración de comida que yo."

El Perro Guardián quien lo escucho en todo momento, respondió:

"Estimado amigo, yo no tengo la culpa. El Amo, decidió que me quede en casa para cuidarla, y recibir mi alimento sin mucho esfuerzo."


Moraleja

Responder al furioso luego,
es echar leña al fuego.


 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)