El Abeto y el Espino

Cierta vez, muy cerca de cierto bosque, crecían casi juntos un Abeto y un Espino en gran armonía, pero un día, la paz entre ellos acabó y discutían como si fueran grandes enemigos. El Abeto, en tono ofensivo dijo al Espino:

"Mírame, soy esbelto, frondoso y muy alto. Con mi madera se techan hermosos templos y se hacen grandes barcos. Tú, ¿cómo pretendes compararte ante mi majestuosidad?"

El Espino, no se sintió intimidado por el Abeto y le respondió con prudencia:

"Si pensaras en el hacha y la sierra que cortan y destrozan tus entrañas, estoy muy seguro que desearías tener mi suerte y ser yo."

fabula el abeto y el espino

Moraleja
El arrogante perece,
y el humilde permanece.

Fabula similar: El Abeto y el Espino
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)