La Mujer y el Cántaro

Una vez, una Mujer iba a la ciudad y en su camino, encontró un viejo cántaro abandonado que curiosamente, hace mucho guardó un exquisito Vino en él. Por mera curiosidad, la Mujer lo tomó y lo olfateó. Embriagada por aquel aroma, se dijo:

"Dios, pero que exquisito aroma. Este cántaro abandonado debió guardar uno de los más exquisitos Vinos que incluso, aún guarda su fragancia."

Antes de irse, nuevamente se dijo:

"Una vida noble es como un cántaro de buen Vino que en su vejez, conserva el aroma de sus virtudes, aunque su aspecto sea pobre o miserable."

fabula la mujer y el cantaro

Moraleja
Caja que tuvo alcanfor,
queda siempre el olor.


 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)