El Lobo y el Carnero

Hace mucho, un gran Perro que fue exterminador de Lobos, murió en una feroz pelea ocasionando el llanto de su Amo. Un Carnero vio a su Amo llorar por su Perro, y l e dijo:

"Señor. Córteme los cuernos y cúbrame con la piel del Perro. Los Lobos creerán que soy él, y así huirán."

El Pastor, acogido por la idea, lo hizo.

Al poco rato, un Lobo hambriento ingresó al rebaño y tomó a un Corderito para hacerlo su cena. El falso Perro de inmediato persiguió al ladrón pero, al pasar por un matorral, una de las ramas se aferró a la piel del Perro, e hizo desprenderse del Cordero quedando así el engaño descubierto. El Lobo, al ver al falso Perro le dijo:

"Y tú, ¿que se supone que eres?"

"Soy un Carnero fiel a su Amo." - Respondió.

"Bueno, aunque uses ropas ajenas, eres comida para mi." - Dijo el Lobo que sin mucha demora, devoró al Carnero.

fabula el lobo y el carnero

Moraleja
Aunque cambies de vestido,
igual se cumplirá tu destino.

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)