El Pastor y el Mar

Una vez, un Pastor que pastaba a su rebaño de ovejas a orillas del mar, le vino el deseo de querer ser un gran comerciante.

"Será breve y de provecho este viaje." - Se dijo, y sin mucha demora, subió a un bote sus Ovejas y se puso a remar.

Cuando llegó a una costa vecina, pudo vender todas sus ovejas a un gran precio. Con el dinero ganado compró muchas frutas africanas en grandes cajas, las puso en su bote y retornó a su hogar con su carga, hasta que de pronto, apareció una fuerte tormenta que casi lo hace naufragar en muchas ocasiones, e iban empeorando más y más. El Pastor viéndose en grave peligro tuvo que arrojar todo su cargamento al mar para salvarse.

Cuando paso todo el peligro, el Pastor sin frutas ni rebaño, lloraba su mala suerte. Mas rato, un hombre que pasaba por ahí, se le acercó y le dijo:

"Tranquilo está el Mar buen amigo, ¿por qué no te arriesgas nuevamente a sacarle algún provecho?"

"No te engañes amigo." - Contestó el Pastor - "Cuando el mar se aquieta, es porque desea mas frutas."

fabula el pastor y el mar

Moraleja
No pierde bienes ni paciencia,
el que usa la experiencia.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)