El Lobo y el Murciélago

Cierta vez, estaba volando de rama en rama un Murciélago con sueño que sin querer, fue a caer sobre un Lobo dormido. Este, despertó al instante, tomó al Murciélago e intentó devorarlo. El Murciélago, pidió piedad por su vida, el Lobo le dijo:

"Muy bien pequeño entremés, te dejare libre con una condición. Dime por qué ustedes los Murciélagos, son tan alegres y traviesos. En cambio yo, siempre estoy molesto de todo."

El Murciélago respondió:

"Ammm... Usted me asusta mucho. Déjeme volar hacia mi cueva, y le explicare con lujos y detalles ahí señor Lobo."

El Lobo aceptó, y lo dejó libre. Luego, cuando el Murciélago llego a su cueva, le dijo:

"Señor Lobo, usted se molesta porque es malo y cruel, eso seca tu corazón. En cambio nosotros, somos alegres porque jamás intentamos dañar al prójimo."

fabula el lobo y el murcielago

Moraleja
Quién a nadie hace daño,
vive feliz todo el año.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)