El Joven y el Ladrón

Una vez, un Joven estaba sentado en el borde de un pozo, hasta que de pronto, vio a un Ladrón que se acercaba, y conociendo sus intenciones, fingió llorar desconsoladamente.

El Ladrón al verlo, le preguntó el motivo de su tristeza, el Joven respondió que había venido a sacar agua con una jarra de plata, pero que al romperse la soga, su preciada vasija se fue hacia el fondo.

Tan pronto el Ladrón supo del destino del valioso objeto, se quitó sus ropas y motivado por su poderosa codicia, bajo en buscar de la jarra.

Cuando estuvo en el fondo, su búsqueda fue inútil ya que no encontró absolutamente nada. Mientras tanto el Joven, cogió la ropa del Ladrón, y se fue del lugar rápidamente. Con esto, el Ladrón recibió una gran lección: Ir por lana, y salir trasquilado.

fabula el joven y el ladron

Moraleja
Ladrón que roba a ladrón,
tiene cien años de perdón.

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)