El Perrito curioso



Había una vez, un Perrito que era muy curioso y que siempre velaba por las cosas que le interesaban a su Amo. Un día, el Perrito escuchó ruidos que venían de la cocina, y para saber que sucedía, se acercó sigilosamente. De inmediato, descubrió a varios ratones dándose un gran festín con la comida de su Amo. Antes de atacar se dijo:

"¡Pero que bandidos!, ¡Ahora me las pagarán!"

Y sin más, el Perrito se abalanzó sobre los ratones pero, no se percató que muy cerca de ahí, había una trampa para ratones con la cual tropezó y atrapó una de sus patitas haciéndolo gritar a fuertes aullidos de dolor.

Un Loro que estaba por el mismo lugar gritó:

"Vaya vaya, vean al Cazador cazado."

El Perrito, martirizado por el dolor que le hacia la trampa suplicó:

"¡Por favor ayúdenme!, ¡quitenme esto que prometo no molestar a nadie!"

Los buenos ratones quienes oyeron su súplica, se acercaron al Perrito y de inmediato lo liberaron. Luego, uno de ellos le dijo:

"¿Ya vez Perrito?. Eso te sucede por hacerte de gato."

Moraleja
No realices las funciones, para las que no tienes condiciones.


Más fábulas