El Leñador y el Bosque

Cierta vez, se encontraba un Leñador talando arduamente los árboles del bosque hasta que, después de tanto talar y talar, se rompió el mango de su hacha. El Bosque muy contento dijo:

"¡Que bien!, ¡por fin habrá paz y tranquilidad en mi mundo!"

Al cabo de unos días, el Leñador fue al Bosque, y suplicando a los árboles dijo:

"Por favor, déjame tomar una rama de este Árbol, para reponer el mango de mi hacha, y prometo irme a otro bosque."

El Bosque, conmovido por su petición, accedió al pedido y le dio, un pedazo de sus ramas. Pero, tan pronto como el Leñador tuvo como nueva su hacha, empezó a talar todos los árboles.

El Bosque, muy indignado le habló al Hombre:

"Insensato, ¿así agradeces el bien que te hice?. ¡Has hecho de mi favor un instrumento de exterminio para nosotros!"

fabula el leñador y el bosque

Moraleja
El hombre ingrato devuelve mal por bien.

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)