El lobo y el cordero en el templo

Cierta vez, un Corderito era perseguido por un hambriento Lobo. Tras la ardua carrera, el Corderito avistó un Templo, así que decidió refugiarse en este.

El Lobo indignado, gritó diciendo:

"Si el Sacrificador te encuentra allí dentro, te sacrificaría a su Dios."

El Corderito sin mucho pensarlo, le respondió:

"¡Pues, que así sea!. Prefiero ser sacrificio para un Dios, a tener que perecer en tus malévolos colmillos."

fabula el lobo y el cordero en el templo

Moraleja
Si sin remedio vamos a ser sacrificados,
más nos vale que sea con el mayor honor.


 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)