Júpiter y la Tortuga

A las bodas de Júpiter estaban
todos los animales invitados;
unos y otros llegaban
a la fiesta nupcial apresurados.

No faltaba a tan grande concurrencia
ni aun la reptil, ni más lejana Oruga,
cuando llega muy tarde y con paciencia,
a paso perezoso, la Tortuga.

Su tardanza reprende el Dios airado,
y ella le respondió sencillamente:
"Si es mi casita mi retiro amado,
¿cómo podré dejarla prontamente?"

Por tal disculpa, Júpiter tonante,
olvidando el indulto de su fiesta,
la ley del Caracol le echó al instante,
que es andar con la casa siempre a cuesta.

fabula júpiter y la tortuga

Gentes prudentes hay que hacen alarde
de que aman su retiro con exceso,
pero a su obligación acuden tarde:
viven como el ratón dentro del queso.

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)