El parto de los Montes

Con varios gestos horrorosos,
los montes de crear dieron señales;
consintieron los hombres temerosos
ver nacer los frutos más fatales.

Después que con gritos espantosos
infundieron terror a los mortales,
estos montes, que al mundo estremecieron,
un Ratoncillo fue lo que parieron.

Hay autores que en voces misteriosas,
estilo fanfarrón y campanudo,
nos anuncian ideas portentosas;
pero suele a menudo
ser el gran parto de su pensamiento,
después de tanto ruido, sólo viento.

el parto de los montes

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)