El Lobo, y el Cabrito encerrado

Cierta vez, un Cabrito, estaba tranquilamente en la cómoda seguridad de su corral, hasta que de pronto, vio pasar a un Lobo, y aprovechando su estado, empezó a molestar incansablemente al Lobo.

El Lobo muy molesto e impotente dijo:

"¡Insensato! sé que no eres tú quien me está insultando, sino el sitio en el que te encuentras."

el lobo y el cabrito encerrado

Moraleja
Muy a menudo, no es el valor, sino la ocasión y el lugar, quienes proveen el enfrentamiento arrogante ante los poderosos.

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)