El Camello y la Pulga

Al que demuestra protección
cuando su poder es tal
que ni influye en bien ni en mal,
le quiero contar un cuento.

En una larga jornada,
un Camello muy cargado
dijo ya fatigado:
"¡Oh, qué carga tan pesada!"

Doña Pulga, que montada
iba sobre él, al instante
se baja y dice arrogante:
"¡Del peso te libro yo!"

El camello respondió:
"¡Gracias, señor elefante!"

fabula el camello y la pulga

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)