Los dos Burros



Una vez, dos Burros, uno cargando sacos de Sal y otro esponjas, iban rumbo a la ciudad. Mientras caminaban, un Río les cortó el paso de improviso, impidiéndoles continuar su marcha. Los Burros se detuvieron, y pensativos, hacían planes sobre cómo cruzar la corriente.

El Burro que cargaba los sacos de sal, se armó de valor y decidió cruzar el rio, pero mientras lo hacia tropezó con una piedra, y fue a dar al agua con su carga. Cuando logró estabilizarse, noto que su carga había disminuido notablemente de peso, y con gran satisfacción, pudo avanzar rápidamente hasta la otra orilla.

Por otro lado, el otro Burro que observo dicha escena y la buena suerte de su compañero, quiso imitar el mismo suceso, y se propuso lanzarse al agua con toda su carga. Sin embargo ni mas bien entró en el río, sus esponjas se llenaron de agua y aumentó considerablemente su peso, tanto, que le imposibilitaba continuar el recorrido. Desesperado y tratando de avanzar, el Burro fue vencido por el peso, y más la fuerza de la corriente contra él, se ahogó.

Moraleja
Lo que le sirve a uno de provecho,
a otro deja maltrecho.



Más fábulas