La Cigarra y la Hormiga



Una vez, llegó el Verano, y una Hormiga,  recogía con gran afán granos de trigo y cebada para guardarlos en su granero para alimentarse en el Invierno. La Cigarra que pasaba el día cantando, se sorprendió de ver a la Hormiga trabajar tan arduamente en época en que los animales, dejaban sus faenas y se entregaban a la buena vida y a la diversión.

Cuando llegó el invierno, y con él la escasez de provisiones, la Cigarra estuvo muy hambrienta, y fue a pedirle a la Hormiga unos cuantos granos para alimentarse. La Hormiga le dijo:

"Ya ves holgazana, si hubieras trabajado en el momento oportuno, hoy no tendrías escases de alimento. Ahora canta pues, mientras YO como."

Moraleja
Si el ocio te causa tedio,
el trabajo es buen remedio.



Más fábulas