El Loro y la Gata

Una vez, un hombre compró un Loro en el mercado, y lo dejó suelto en su casa. El Loro domesticado por su anterior dueño, se subió tranquilamente a un mueble y muy alegre, se puso a repetir y repetir todo cuanto había aprendido.

La Gata de la casa, lo oyó y se acercó a el. Le preguntó quién era y de dónde venía. El Loro respondió:

"Tu Amo, acaba de comprarme."

La Gata contestó:

"¿Y cómo te atreves descarado animal, a lanzar semejantes gritos siendo recién llegado?. A mí no me dan tanta libertad, y mi desgracia es tal, que ni siquiera puedo maullar a pesar de haber nacido en esta casa."

El Loro nuevamente le respondió:

"Amiga mía, será porque no hay punto de comparación entre los dos. Mi voz alegra al Amo, en cambio la tuya, lo fastidia."

el loro y la gata fabula

Moraleja
Lo que remedio no tiene,
olvidarlo es mejor.

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)