El Caballo, el Venado y el Cazador

Una vez, un Caballo decidió vengarse de un Ciervo porque lo había ofendido, y emprendió la persecución de este. Pronto se dio cuenta de que solo no podría alcanzarlo y pidió ayuda a un Cazador diciéndole:

"Hola, si deseas cazar un gran Venado, te llevaré donde se encuentra y así podrás utilizar su carne, su piel y su cuero. Monta en mí, e iremos en su búsqueda."

El Cazador acepto, y juntos iniciaron la búsqueda del Venado. Pero por mucho que corrieron no pudieron alcanzar al Ciervo que se escondió en lo más oscuro del bosque.

El Caballo impotente y muy molesto, dijo al Cazador:

"Como no has podido cazarlo, bájate de mi y déjame en libertad. Continúa en tus cosas como lo has hecho hasta ahora."

El Cazador contestó:

"De ninguna manera. Ahora estás en mi poder y sé lo que vales. Vivirás sometido a mi voluntad y servicio, por el resto de tu vida."

Moraleja
No debemos tender lazos a nadie, si no queremos caer en ellos.

Fábula: El Caballo, el Venado y el Cazador

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)