El Burro y los Libros



Un día, un Burro pastaba por el prado, hasta que se encontró los libros del pequeño Jonás, que era un descuidado niño, y solía perder sus útiles. El Burro se dijo:

"Si yo me comiera estos libros, aprendería muchas cosas sin demasiado esfuerzo, y llegaría a ser un sabio de fama mundial."

Y dejando la hierba, se puso a masticar vorazmente los libros, hasta acabar con todos ellos. Desde aquél instante el Burro se sintió muy sabio en extremo, y orgulloso de la ciencia que creía poseer, fue a ver a sus compañeros, a quienes anunció que venía a darles sabias lecciones.

Los Burros lo rodearon admirados esperando con atención las enseñanzas de su amigo Burro, pero éste, permaneció largo rato con la boca abierta, no sabía que decir, hasta que por fin, lanzó un rebuzno feroz.

Los demás Asnos al oírlo, rebuznaron a su vez en coro burlándose del orgulloso Burro, al que echaron de su compañía, mandándolo a vivir en los campos desolados como castigo.

Moraleja
Lo que la naturaleza nos da,
salamanca no presta.


Más fábulas