La Zorra y el Espino

Un día, una Zorra que saltaba sobre unos montículos, estaba a punto de caerse, pero logró evadir la caída agarrándose de un Espino, pero las púas de este, le hirieron las patas. Incomoda la Zorra por el dolor que les producían las espinas, le dijo al Espino:

"¡No es justo!, ¡acudí a ti por tu ayuda, y me has herido!."

El Espino respondió:

"¡Tu tienes la culpa amiga Zorra por aferrarte a mí!. Bien sabes lo bueno que soy para enganchar y herir a todo el mundo, y tú no eres la excepción."

la zorra y el espino

Moraleja
Nunca pidas ayuda al que acostumbra a hacer el daño.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)