La Zorra y el Cuervo



Cierta vez, un Cuervo robó a unos pastores un pedazo de queso y se retiró a un árbol para degustar su nuevo festín. Una Zorra hambrienta que pasaba por ahí, vio al Cuervo y a su delicioso queso, y deseando apoderarse de él, le dijo:

"Buenos días amigo Cuervo, que admirable y elegante está usted hoy, que proporciones y gran belleza. Estoy segura que no he visto a nadie mejor dotado que usted para ser el Rey de las aves. Imagino que su voz ha de ser igual de fantástica que usted, me encantaría poder escucharla."

El Cuervo muy alagado, quiso demostrar a la Zorra lo "grandiosa" que era su voz, y empezó a cantar. Sin embargo, tras hacerlo, dejo caer su preciado queso. La Zorra, de inmediato atrapó el Queso y le dijo:

"Amigo Cuervo, si además de vanidad tuvieras racionamiento, verías que todo adulador quiere algo, y esto, le costo su preciado Queso."

El Cuervo avergonzado, juró, aunque algo tarde, jamás dejarse ser engañarlo.

Moraleja
Cuando te adulen, es cuando con más razón debes cuidar de tus bienes.
Estate atento a las palabras engañosas e ignóralas.







Más fábulas