La Zorra y el Chivo

Cierta vez, una Zorra cayó dentro de un profundo pozo, y por más esfuerzos que hacia no podía salir de él. Pasado unos largos minutos, un Chivo muy sediento encontró a la Zorra, y le preguntó sobre que tan buena estaba el agua.

La Zorra, ocultando su verdadero problema, elogió el agua e invito amablemente al Chivo a bajar. El sediento Chivo motivado, bajo de un salto al pozo y como era de esperar, empezó a beber hasta saciar su sed.

Cierto rato después, el Chivo preguntó a la Zorra que harían para poder salir. Ella le dijo:

"¿Salir? es muy fácil amigo. Apoya tus patas delanteras contra la pared y levanta los cuernos, para yo subir por ellos y luego te sacaré de inmediato."

El Chivo accedió de inmediato e hizo lo que ella dijo. Cuando la Zorra salió de su prisión, se volteó y dijo al Chivo:

"Gracias por la ayuda, si tuvieras tanto ingenio como pelos en la barba, no hubieras bajado sin antes reflexionar. Suerte en tu nuevo hogar amigo."

la zorra y la cabra fabula

Moraleja
Antes de comprometerte en algo, primero piensa si podrías salir de aquello, sin tomar en cuenta lo que te ofrezcan los desconocidos. Quien te adula y agasaja, su bien y tu mal desea.




 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)