La Zorra que llenó su vientre

Cierto día, una Zorra muy hambrienta encontró en la cavidad de un tronco, unos grandes pedazos de carne y de pan que unos pastores habían dejado escondidos en este. La Zorra entró sin pensarlo y de inmediato y los comió todos.

Tras acabar su "festín", se dio cuenta que se le había agrandando tanto el vientre, que no pudo salir del tronco, y empezó a suspirar y a lamentarse del problema en que se había metido.

A los pocos minutos, pasó por allí otra Zorra, y oyendo sus quejidos se le acercó para preguntarle que le ocurría. Cuando se enteró de lo sucedido, le dijo:

"Quédate tranquila hermana hasta que vuelvas a tener la forma que tenias, estoy segura de que así podrás salir fácilmente sin problema."

fabula la zorra que lleno su vientre

Moraleja
Con paciencia se resuelven muchas dificultades.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)