El Lobo, la Zorra y el Mono juez



Una vez, un Lobo se quejó criminalmente
de que una Zorra astuta le robase.
El Mono juez, como ella lo negase,
le dejo defenderse extensamente.

Enterado, el Mono Juez pronuncia la sentencia:
"No consta que te falta nada señor Lobo;
y tú Zorra, tú tienes el robo"
y los despidió de su presencia.

Esta contradicción es cosa buena,
lo dijo el Mono juez con malicia:

"Al perverso su fama lo condena,
aun cuando alguna vez pida justicia."


Más fábulas