Los lobos, los Carneros y el Carnero Padre

Cierta vez, unos Lobos se acercaron a un Rebaño de Carneros, prometiéndoles paz permanente, si les entregaban sus Perros guardianes. Al notar el tratado de Paz, los Carneros aceptaron generosamente hacerlo, sin embargo, un viejo y sabio Carnero Padre, detuvo a sus semejantes, y les reclamó a los Lobos

"Señores, ¿Cómo pretenden que les crea y viva con ustedes, si aún con el cuidado de los perros, no puedo pastar tranquilamente?"

Moraleja
Nunca se desprendan de lo que es primordial
para vuestra propia seguridad. 

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)