La Paloma y la Hormiga

Una vez, una Hormiga bajó a un manantial obligada por la sed, pero fue arrastrada por la corriente. Una Paloma vio a la Hormiga a punto de ahogarse, así que decidió ayudarla dándole una ramita de un árbol. La Hormiga montó sobre esta y se salvó.

Cerca de estos, estaba un cazador de pájaros que estaba tras la Paloma, y a punto de cazarla, la Hormiga vio a su amiga en peligro, y sin pensarlo dos veces, picó en el talón al Cazador hasta hacerlo soltar su arma. La paloma al ver dicho acto, aprovechó el momento para alzar el vuelo.

Moraleja
Siempre corresponde de la mejor forma a los favores que recibas. Debemos ser siempre agradecidos.

Fábula: La Paloma y la Hormiga
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)