El Ratón y el Toro

Una vez, un Toro fue mordido por un pequeño Ratón, y enfadado por tal acción intentó capturarlo, pero el Ratón corrió velozmente hacia su agujero y se puso a salvo.

El Toro cavó las paredes con sus cuernos, pero se cansó antes de que pudiera alcanzar al Ratón, y poniéndose de rodillas, se quedó dormido al lado del agujero.

Cierto rato después, el Ratón se asomó por el agujero, y al ver al Toro dormido salio nuevamente para morderlo y de inmediato volvió a su agujero. El Toro despierto por el Ratón agresor, se quedo confundido sin saber que hacer.

El Ratón le dijo:

"Los grandes no siempre prevalecen. Hay momentos en que los pequeños y humildes son los más fuertes."


Moraleja
Nunca desprecies el valor de los pequeños.

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)