El Pescador y el Pececillo

Una vez, un Pescador que pescaba pacientemente en un muelle, atrapó un pececillo con su caña de pescar. Este Pececillo incomodo por su situación, le dijo al Pescador:

"Oh señor, se lo suplico, déjeme en libertad. Cuando sea mayor, podrá pescarme de nuevo y sólo así le seré de más provecho."

El Pescador le respondió:

"¿Pero que dices?. Sería muy tonto de mi parte liberar a la presa que tengo en mis manos, sólo para contar inseguramente con una presa futura, así por grande que sea."

Moraleja
Más vale una moneda en la mano,
que un tesoro en el fondo del mar.


Fábula: El Pescador y el Pececillo

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)