El Milano y la Gaviota

Cierta vez, una Gaviota muy hambrienta, se tragó de un solo bocado a un pez muy grande que logro pescar, pero al ser demasiado enorme para su garganta, se asfixio y murió a la orilla de la playa. Un Milano que pasaba por allí, vio a la Gaviota muerta, así que bajo y le dijo:

"Bien merecido te la tienes amiga Gaviota, porque sabiendo tu capacidad, abusaste más de lo que te estaba permitido."

Moraleja
Si sabes cuales son tus capacidades,
jamas intentes sobrepasarlas, si no te has preparado para ello.


 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)