El Niño ladrón y su Madre



Cierta vez, un niño robaba en la escuela los libros de sus compañeros, y como si fuese una buena acción, los llevaba a su Madre. Esta, en vez de corregirlo aprobaba su mala acción, y este pequeño pillo, continuando con lo mismo robó esta vez un reloj que también entregó a su Madre. Ella, a ver dicho objeto no lo reprendió mas solo lo aceptó.

Conforme fueron pasando los años, este niño se volvió un ladrón muy peligroso, pero como sabemos, este tipo de acción no siempre termina bien, y un día, atraparon a este ladrón, lo esposaron de manos a la espalda y lo llevaron la cárcel. Su Madre lo seguía, golpeándose el pecho por tal decepción. 

Cuando el ladrón llamó a su madre para decirle algo al oído, este le dio un mordisco a la oreja de su madre arrancándole el lóbulo de la oreja. La madre, indignada le dijo:

"¡¿No estas conforme con tus delitos que ahora me hieres a MI, a tu Madre?!

A lo que el hijo ladrón le dijo:

"Si la primera vez que te dí aquellos los libros que robé en la escuela, me hubieras corregido, hoy hubiera sido otra persona y no me encontraría en esta lamentable situación."

Moraleja
Lo que no se corrige en la niñez,
crece y se agranda después.



Más fábulas