Cierta vez, tres amigos Bueyes que siempre pastaban juntos, fueron el blanco "alimenticio" de un hambriento León, pero, como siempre estaban juntos estos bueyes, le era muy difícil intimidarlos dado a su enorme desventaja (tres contra uno). El León pensó mucho y opto por recurrir a su astucia, e hizo que los Bueyes se enemisten con mentiras y blasfemias sobre ellos mismos.

Al ver la reacción y que los Bueyes ya no estaban unidos cada uno por su lado, el León fue atacando uno a uno, hasta que a las finales, logró comerse a los tres.


Moraleja
La unión hace la fuerza,
y la discordia, la debilita.




Print Friendly and PDF


Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)


 
Toggle Footer