El León, la Zorra y el Ratón

Una vez, dormía tranquilamente un León, hasta que de pronto, un pequeño Ratón, se puso a correr sobre su cuerpo. El León al sentir el revoloteo, se despertó rápidamente y se movió en todas direcciones para ver quien era el intruso que lo molestaba.

Una Zorra que pasaba por ahí, vio lo que hacia el León y le dijo:

"Que vergüenza señor León, tener miedo de un simple ratoncito, cuando usted es todo un señor."

A lo que el León respondió:

"No es miedo a ese Ratoncito, sino que me sorprendió, que hubiera un animal capaz de tener el valor suficiente para pisotear el cuerpo de un feroz León dormido."

 

Moraleja
Nunca dejes de cuidarte ni aún de las más pequeñas cosas,
por más simples que sean. 
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)