El Labrador y la Fortuna

Se encontraba un Labrador, removiendo la tierra con su pala, hasta que encontró un paquete de oro. Agradecido, hizo una ofrenda diaria a la Tierra creyendo que ésta, era a quien debía tan noble favor. Sin embargo, un día se le hizo presente la Fortuna, y le dijo:

"Oye amigo, ¿por qué agradeces a la Tierra los dones que Yo te he dado para hacerte rico?. Si los tiempos cambian, y el oro pasa a otras manos, echarás la culpa a la Fortuna."

Moraleja
Cuando recibamos un beneficio,
veamos bien de donde proviene
antes de juzgar indebidamente.

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)