La Corjena y los Cuervos

Una corneja que era más grande que sus compañeras, un día las desprecio y burlándose de ellas, decidió ir a vivir con los cuervos. Al llegar, la Corneja les pidió que la aceptaran, sin embargo, los cuervos quienes desconocían su figura y voz, no lo pensaron dos veces y la golpearon haciéndola huir de sus dominios. 

La corneja arrepentida, decidió regresar donde antes moraba con sus antes amigas cornejas, pero estas, al verla herida por los Cuervos se negaron a recibirla otra vez. Y así, la Corneja quedó excluida de su grupo y de los cuervos.

Moraleja
Cuando pienses cambiar de sociedad, domicilio o amistades,
no lo hagas nunca despreciando lo anterior,
quien sabe, más tarde podrías regresar allá. 

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)