La Cabra y el Asno

Una vez, un Campesino alimentaba al mismo tiempo a una Cabra y a un Asno. La Cabra, envidiosa porque el Asno estaba "mejor" alimentado, le dio un "consejo":

"La noria y la carga hacen de tu vida un tormento interminable, por qué no finges una enfermedad, te dejas caer al pozo y así, te dejarán descansar."

El Asno motivado, puso en práctica el consejo de la Cabra, y se dejó caer, sin embargo, se hizo daño por todo el cuerpo. El campesino, viendo el daño del Asno, llamó inmediatamente a un Veterinario y le pidió un remedio que salvase a este. Después de examinar al Asno enfermo, el Veterinario recetó que se le diera al Asno una infusión de pulmón de cabra para que recupere las fuerzas.

Sin titubear, el Campesino sacrificó de inmediato a la Cabra envidiosa para salvar a su Asno.

fabula corta la cabra y el asno


Moraleja
No hagas a otros, lo que no quieras que hagan contigo.
En todo plan de maldad, la víctima principal, siempre es su propio creador.

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)