El Herrero y su Perro

Erase una vez, un Herrero, tenía un pequeño Perro, que era el favorito de su amo, y claro, su compañero constante. Un día, mientras martilleaba sus metales, el Perro permanecía dormido. Cuando el Herrero fue por comida y empezó a comer, el Perro despertó, y se acerco a su Amo meneando su cola con gestos adorables para pedir su ración.

Un día, el Herrero fingió estar enojado, y se acercó al perro dormilón para tocarlo suavemente con su palo, dijo:

"Y tu pequeño holgazán, ¿que deberé hacer contigo?. Mientras yo martilleo en el yunque, tu duermes en la estera plácidamente; y cuando comienzo a comer después del arduo trabajo, despiertas y meneas tu cola pidiéndome alimento. ¿Acaso no sabes que el trabajo es la fuente de cada bendición, y sólo aquellos que trabajan, tienen derecho a comer?"

Moraleja
Quien no trabaja, no come.



 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)