El Cuervo y Hermes

Una vez, un Cuervo cayo en una trampa, y dijo al dios Apolo prometerle quemar incienso a él si lo salvaba. Apolo, se apiado de el y lo liberó. Al poco tiempo, el Cuervo olvidó su promesa hacia Apolo, pero para su desdicha, nuevamente cayó en otra trampa. Entonces, se dirigió a Hermes, pero esta vez prometiéndole un sacrificio. Mas Hermes le contestó:

"¿Cómo voy a creerte desdichado Cuervo, si ya engañaste a tu primer señor?"

Moraleja
Si por nuestra voluntad, faltamos a nuestra primera promesa,
oportunidad no tendremos, de que nos crean una segunda.


 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)