El Ciego

Había una vez, un Ciego muy hábil para reconocer cualquier animal con tan solo tocarlo con su mano, y encima, diciendo de qué especie era. Un día, unos amigos le presentaron un lobezno.

El ciego, lo tocó y de modo indeciso dijo:

"No acierto, si es hijo de una loba, de una zorra o de otro animal de su misma cualidad; pero lo que sí sé, es que no ha nacido para vivir en un rebaño de corderos."

fabula el ciego

Moraleja
La  maldad se puede reconocer a la distancia.




 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)