El Caballo y el Asno

Cierta vez, un hombre tenía un Caballo y un Asno. Un día, el Amo decidió ir a la la ciudad para llevar sus víveres el cual, los llevó todos el Asno.

Durante el camino hacia la ciudad, el Asno, se sintió muy cansado al extremo de estar por desfallecer, así que le dijo al Caballo:

"Perdone amigo Caballo, si fuera tan amable y generoso, le pido por favor que tome una parte de mi carga. Apiádese de mi moribunda mi vida."

El Caballo haciéndose el sordo, no dijo nada. Cuando el Asno ya no pudo soportar la tediosa carga, cayó de imprevisto y murió. El Dueño, viendo muerto a su Asno, echó toda la carga sobre el Caballo, incluso la piel del Asno.

El Caballo, arrepentido y suspirando se dijo:

"Qué mala suerte tengo. ¡ Por no haber ayudado cargar un ligero fardo, ahora tengo que cargar con todo, incluso la piel del asno."

fabula el caballo y el asno

Moraleja
Cada vez que no das la mano para ayudar a tu prójimo que honestamente te lo pide,sin que lo notes en ese momento, en realidad te estás perjudicando a ti mismo.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)