El Caballo viejo

Una vez, un caballo viejo, fue vendido para darle vueltas a la piedra de un molino. Al llegar, ser atado y verse dando vueltas atado a dicho molino, exclamó sollozando:

"Después de las grandiosas vueltas de las carreras, ahora he aquí, a que vueltas me he reducido."

fabula el caballo viejo

Moraleja
No presuman de la fortaleza de la juventud.
Para muchos, la vejez es un trabajo muy penoso.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)