Afrodita y la Gata

Una Gata, se había enamorado perdidamente de un bello joven, y rogó a la diosa Afrodita, que la hiciera mujer. Afrodita, compadecida de su deseo, la transformó en una bella doncella, y entonces, el joven enamorado de ella, la invitó a su casa.

Estando ambos descansando en la alcoba nupcial, Afrodita quiso saber si al cambiar de ser a la gata, había cambiado de carácter, por lo que soltó un ratón en el centro de la alcoba. La Gata, olvidándose de su condición presente, se levantó y empezó a perseguir al ratón para comérselo. La diosa, indignada, la volvió a la Gata a su forma original.

Moraleja
El cambio de estado de una persona, no la hace cambiar de sus instintos.


 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)